Mountain Freaker

...Porque un día, en una exploración subterránea en los Pirineos Aragoneses, el bote estanco se convirtió, inesperadamente, en mi cojín  por unos minutos, en ese momento pensé, que guapo sería si fuera blandito... en ocasiones posteriores ese recuerdo me volvía a la cabeza... y ahora... por fin... es una realidad...